Multa por exceso de velocidad.

Un conductor estaba apurado para llegar a una reunión de trabajo y comienza a acelerar por la autopista, sintiéndose seguro en una flota de autos que viajaban a la misma velocidad.

Sin embargo, cuando pasaba por un control de velocidad, fue atrapado con un detector de velocidad infrarrojo y escuchó el sonido de una sirena y luces intermitentes.

Maldiciendo su suerte, el hombre supo de inmediato lo que se avecinaba, por lo que dismuyò la velocidad y se detuvo.

El policìa de tránsito salió del auto, muy tranquilo, y caminó hacia el automóvil del hombre.

Entregó la multa por exceso de velocidad, escribió su firma y estaba a punto de irse cuando el hombre le preguntó:

“Oficial, sé que iba muy rápido, pero no creo que sea justo; había muchos otros autos a mi alrededor que iban tan rápido como yo, ¿por qué solo yo recibí la multa? “

El policía le preguntó: ¿Alguna vez ha ido a pescar?

“Ummm, si…” contestó el conductor sorprendido.

El oficial sonrió y agregó:

¿Alguna vez atrapaste todos los peces?

Facebook Comentarios