Mendigo pide dinero para cenar. Un hombre al salir de su trabajo caminaba por la avenida camino a su casa.

Cuando fue abordado por un vagabundo sucio y maloliente que le pidió un par de dólares para la cena.

El hombre sacó su billetera, cogió un puñado dólares y preguntó:

“Si te doy este dinero, ¿comprarás licor?”

“No señor, dejé de beber hace muchos años”, dijo el mendigo.

“¿Lo usarás para el juego y las apuestas?” 

“No juego. Dejé de jugar y apostar hace mucho tiempo”, dijo el vagabundo.

“Entonces, ¿gastaras el dinero en tabaco?”

“No señor, ¡No he fumado desde hace 19 años!”

El hombre dijo:

Bueno, no voy a darte nada de dinero entonces. Entonces, te llevaré a mi casa para disfrutar de una deliciosa comida casera cocinada por mi esposa.

El vagabundo estaba asombrado y dijo

“¿No se pondrá furiosa tu esposa contigo por hacer eso?

Sé que estoy sucio, no me he bañado en varios días y probablemente huelo bastante mal”.

El hombre respondió:

No pasará nada amigo, solo quiero que mi esposa vea lo que pasa con un hombre que ha dejado de beber, de apostar y de fumar.

Facebook Comentarios