Chistes Geniales de abogados.

Un abogado llega bien tarde a un importante juicio y no encuentra donde estacionarse… Levanta la vista al cielo y dice: chistes geniales Un abogado llega bien tarde a un importante juicio y no encuentra donde estacionarse

– Señor, por favor, consígueme un sitio para aparcar y te prometo que iré a Misa todos los domingos del resto de mi vida, dejo las malas compañías y los vicios. Y jamás en mi vida me volveré a emborrachar… ¡Y dejo de acostarme con mi secretaria, que además está casada!
Milagrosamente, en ese momento, aparece un sitio libre, el hombre aparca y dice:
-No te preocupes Señor que ya encontré uno, pero gracias de todos modos.

Facebook Comentarios